miércoles, 18 de febrero de 2009

El verano sabe a Nocilla

Si algo tengo claro, es que el chocolate es sinónimo de infancia. En vuestros comentarios y en nuestros propios post, ha quedado patente que esta maravilla , que el señor Hernán Cortés tuvo el gusto de importar, nos transporta hasta nuestra niñez, llenándonos de maravillosos recuerdos. Seguro que si lo pensáis, el chocolate no os aporta ningún recuerdo malo ¿verdad?.

Bueno, y sin más preámbulos, y sin ánimo de parecer la abuela cebolleta con tanto recuerdo, me voy a referir a la crema más maravillosa que se ha inventado. La Nocilla.

Durante años, la Nocilla ha convivido con mi familia. Supongo que en muchas de vuestras casas ha ocurrido lo mismo. No todos los días se tomaba, pero si que de vez en cuando el bocata de la merienda estaba untado de este manjar, y ese día la merienda era especial.

Existía también una marca de crema de cacao llamada Pralín. No he sido capaz de encontrar ninguna foto de aquella marca, pero seguro que la recordáis. Su sabor era distinto, menos rico, y además su bote era de plástico y cuando se terminaba había que tirarlo. Pero el de Nocilla no. Si es que aquello era puro reciclaje, y tras quitarle la etiqueta a estropajazo limpio, aquellos vasos servían para beber y no tenían nada que envidiar a los actuales vasos de diseño. Aún encima eran dificilísimos de romper y estuvieron años y años formando parte de la cristalería familiar.

Pues como os decía , la Nocilla forma parte de mis recuerdos. Los veranos en el pueblo de mi madre no serían lo mismo sin las rebanadas de pan untado con Nocilla, hecho en el horno de la vecina Rosa. No os creáis que se cocía todos los días. Se hacían un montón de hogazas para semanas. El pan se ponía como una piedra, pero sabía de maravilla y no se estropeaba. Era de lo más natural. Actualmente ya no cuecen. El panadero pasa un par de veces a la semana, trayéndoles un pan la mitad de bueno de lo que era aquel que yo tomaba con Nocilla para desayunar. Aquello era como una especie de ritual que todos los niños que pasábamos allí los veranos seguíamos. Aunque en nuestras respectivas ciudades desayunáramos leche con galletas, en el pueblo no. En el pueblo empezábamos a salir niños de las casas a eso de las once, llevándonos a la boca aquel pan pétreo con el que la Nocilla sabía tan bien.

Y como en tiempos de crisis se agudiza el ingenio, no puedo dejar de recordar la Nocilla que yo misma fabricaba cuando ésta brillaba por su ausencia en las alacenas de mi casa. A falta de pan buenas son tortas, y los bocatas de Tulipán mezclado con Colacao o de este último mezclado con una gotita de leche formando una espesa crema marrón, siempre han estado muuuuuuuyyyyy ricos. ¿Los habéis probado?.

¡Hasta pronto!

22 comentarios:

chema dijo...

excelente post, ana!!
qué rica es la nocillaaaa... la compro, muy de vez en cuando porque tiene muchas calorías y eso, pero sigue sabiendo igual que siempre... a mí me gustaba casi más la nocilla 'mixta'. untaba de la parte negra y de la parte blanca a partes iguales, y quedaba de un color parecido al de la leche con cola cao, y de sabor estaba irresistible.
y es verdad, quedaba mejor untada sobre pan crujiente... y no digamos sobre ese pan 'rústico', con la corteza muy gruesa y con mucha miga por dentro... mmmmm, qué rico...
ahh, y en mi casa también coleccionábamos esos vasos... y tardé en darme cuenta de que procedían de los botes de nocilla! :D

Candela dijo...

Abajo la nutella!! grrrrrrrrrrr
Nada com oesa nocilla. Chema, tendra muchas caloria,s, pero cuando eramos niños ni sabiamos lo que eran las calorias, asi que no no s afectaban. Yo me solia comer medio manolete para merendar, con uin monton de cosas. Y era una canija.

anele dijo...

A mí la Nocilla me sabe a viernes después del cole. Mi madre era de las de bocata de foie-gras, mortadela, chorizo,... pero un día a la semana "tocaba" merienda-premio : un "bucanero", Donuts o el delicioso bocata de Nocilla. Y debo decir que estaba rico en cualquier tipo de pan, ya fuese de molde o de barra (prefería este último). Será una tontería, pero la de ahora no me sabe igual que la de antes; no es que sea peor, ni mucho menos, pero el sabor que tengo grabado en la memoria es algo distinto, como más intenso (será por las connotaciones que tenía, algo subjetivo; me ha pasado con otros sabores también).

Y ahora sigo disfrutando (de tanto en tanto) de una rebanada de deliciosa Nocilla para merendar (siempre de dos colores, como Chema, y si es posible, de las de vaso de cristal, je, je).

Leche, cacao, avellanas y azúcaaar, Nocillaaaa...

Sonia dijo...

Nocillaaaaaaaaaaaa...¡¡qué ricaaa!! con pan tostadito y viendo los dibujos de la tele...¡¡de lo mejor!! :D

Me uno a anele para cantar: Leche, cacao, avellanas y azúcaaar, Nocillaaaaaaaaa... :D :D

Susana dijo...

Pues nunca había probado yo esa receta de "nocilla casera"... todo será probar... yo no era mucho de Nocilla pues desde pequeña yo siempre he sido más de salado que de dulce y prefería un buen bocata de jamón o chorizo que de Nocilla (si, así de rarita soy) tampoco me gustaba "lo blanco" de la Nocilla, pero los vasos si, los vasos rularon por mi casa muchos años...

BLAS dijo...

A mi la Nocilla me recuerda los veranos en el campo en casa de mi tia con mis primos y mis amigos después del baño en la piscina... Pero qué pronto se acababa la rebanada. En cuanto un adulto se perdía de vista alcanzábamos el tarro y nos lo pimplábamos a cucharazo limpio. En mi casa sigue habiendo vasos en los que venía la Nocilla, ya casi opacos de tanto restriegue, pero irrompibles. Lo de Pralin me suena muchísimo y seguro que por mi casa ha pasado, pero la Nocilla es la Nocilla.

Inma dijo...

Hummmmm la nocilla da para un libro entero.
Me ha hecho gracia leer lo de los vasos. No creo que no hubiera una casa en toda España, desde la más humilde a la más suntuosa, que no tuviera vasos de nocilla.
Hasta que fui madre no me enteré del coñazo que es quitarle las etiquetas. Rasca que te rasca. No sé si la siguen vendiendo en vaso de vidrio porque yo la compro en vaso de plástico. Me encanta sobre galletas maría de las crujientes. Me voy a la cocina.

Ana dijo...

MMmmmm, Candela, la Nutella tambien está que te mueres, pero la noci es la noci. Con galletas María está impresionante. En Galicia además recuerdo que si hacía mucho frío se ponía como una piedra, y en ocasiones untarla era toda una proeza. ¡Ayyy, que engordo de pensarlo!!

anele dijo...

Inma, por Dios, deja ya de darte paseos a la cocina, que vas a tirar por la borda los puntooooos, ja, ja, ja

Elphaba dijo...

Se siguen vendiendo los vasos de vidrio. Vaya si se venden. Desde luego no hay casa que se precie donde no haya habido un vaso de esos, y debo decir que son los mejores, porque mira que la mitad de los que tengo son procedentes de Nocilla, de lo que duran.
Aun alguna vez me doy un capricho y me compro un bote. A mí me encanta la parte blanca, me chifla, y he llegado incluso a comprar la nocilla entera blanca, que la hay, pero resulta ya demasiado dulce.
Creo que es ideal la proporción que trae la nocilla bicolor.
Me acuerdo perfectamente del Pralín, pero nunca lo probé. Lo que sí he probado es su seria competidora, la Nutella, y en mi opinión no está tan buena, pero hay gustos para todo.

Por cierto, que aquel anuncio televisivo de "leche, cacao, avellanas y azucar... no-ci-llaaa!" en el que se veían caer uno a uno los ingredientes para aparecer mágicamente el delicioso manjar, me hizo experimentar una vez, siendo muy muy pequeña, y rebujé todos ellos en un cacharro, obviamente sin éxito alguno jejejeje.

Elphaba dijo...

Por cierto, que hace muy pocos veranos, mis amigos y yo decidimos emular una auténtica merienda nocilla en la playa, y llevamos bolsas de pan de molde, botes de nocilla, cuchillo para untar y botellas de batido. Ante las atónitas miradas de los playeros de nuestro alrededor, a la caida del sol comenzamos a sacar los avíos y a montarnos una merienda de padre y muy señor mío. No había toalla que se hubiera librado de los pegotones de nocilla, pero qué bien nos supo...

Bertha dijo...

Que buena la Nocilla, que recuerdos, con esas rebanadas de pan tostadito y untadas con nocilla si, en alguna ocasion he vuelto a comprar y sigo saboreandola como antes, aunque con mucho cuidado porque engorda un monton, lo de los vasos, es curioso lo recuerdo, mira que se caian y no se ronpian como los de ahora que se hacen añico, mi madre tenia un monto, los de ahora son mas bonitos y sinpaticos, pero como los de antes ni hablar.

Loli dijo...

Hummm, yo no puedo decir eso de recuerdo..., porque nunca ha pasado al olvido, siempre ha habido Nocilla en casa. Recuerdo (hala, lo he dicho) comerla siempre con pan tostado o a cucharadas (pero a escondidas), las pegatinas que a veces regalaban con los vasos, el niño rubio de la propaganda del vaso, las tazas marrones que regalaron en una ocasión (llenas de Nocilla, por supuesto), los vasos a docenas que incluso llegamos a regalar, las peleas con mis hermanas por llevarse la parte blanca, también nos peleábamos si alguna mezclaba las dos cremas en el vaso. Ayer me enteré que se fabrica sólo de ese color, hum. La Nocilla es el mejor placebo para evadirte de las preocupaciones, como cuando éramos niños y soltábamos la mochila al llegar del cole.
Quería aprovachar para felicitarles por el blog, me encanta todo, y me río con las catas para los experimientos, jaja.
Besos. Loli

BlueberryGirl dijo...

Hola!!!

Hace unos días que descubrí vuestro blog sobre el maravilloso mundo del chocolate, y como soy una "adicta" a este delicioso manjar, por aquí me tenéis.

Yo tambiem intenté fabricar nocilla siguiendo la famosa receta, pero claro fué un fiasco.

Lo que sí estaba delicioso era esa nocilla casera, con tulipán y colacao Mmmm y las galletas María untadas con nocilla :)

No hace mucho que envié una etiqueta de nocilla para pedir el libro de cocina "Pasión por la auténtica nocilla" con recetas de la Hostelería Hofmann, le he hecho una foto al libro, podéis verla aquí.

http://www.flickr.com/photos/blueberrygirl/3293869850/

Un saludo a todo el equipo!!!

Ana dijo...

Bienvenidas Loli y Blueberrygirl!!!
Allá voy a ver ese libro nocillero!

Shirat dijo...

Yo no he probado esa receta del tulipán con cola cao. Ni siquiera la conocía, pero la nocilla me encantaba. Aún la compro de vez en cuando, pero me pasa como a Susana. Soy más de cosas saladas. A mí dame unas buenas aceitunas o unas anchoíllas en aceite de oliva y no dejo una.

Candela dijo...

Yo lo del colacao y la mantequilla lo conocia, pero para el tulicrem... (buscadlo en mi blog y ahi esta:( )

Fauve, la petite sauvage dijo...

Yo sigo tomándola.

CGR dijo...

Hummmm, la Nocilla, uno de los mejores inventos de la humanidad, jajajjajaja También soy de las que, de vez en cuando, se trae un vasito.
Y con esto me pongo al día en vuestro blog, chic@s, que lo tenía un poco arrinconado

Fauve, la petite sauvage dijo...

Yo lo arrincono queriendo y me lo dosifico. Y menos mal que es de chocolate "solamente" y no de queso también.

Pedro Eduardo Guerrero Guerra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Candela dijo...

??????????????????????????????