viernes, 8 de enero de 2010

Mi viaje al país del chocolate (2ª parte)

Llevé a cabo mi estancia en Suiza con ojos chocolateros, eso significa probar todo chocolate que se pusiera a mi alcance ;) y fotografiar el que no pudiera catar por el motivo que fuera.

Mi limitada capacidad como escritora me va a dificultar explicaros el sabor del chocolate caliente que probé en la ciudad de Chiasso, y para colmo, no recuerdo ni el nombre del establecimiento. Hacía un frío atroz y buscamos refugio en una cafetería. Nunca tomo café y se impuso probar un chocolatito caliente. Buena idea, porque me trajeron el chocolate más delicioso que he probado jamás. Llegó en una taza blanca sin ninguna gracia y además por su aspecto parecía muy pesado y espeso. Me equivoqué, era una especie de mousse de chocolate caliente. Una espuma suave y delicada, que entraba sin dificultad. Muy denso para darle vueltas con la cuchara e infinitamente etéreo al paladar. Una delicia que para mi desgracia y para suerte de mi trasero, me cae demasiado lejos...



Este otro chocolate engaña. Una taza chula y una luz favorecedora lo hace aparecer más apetecible, pero estaba aguado y no tenía ninguna gracia. Mucha fachada y poco contenido.



Estos árboles de navidad de chocolate los encontré en un escaparate de Lugano, justo enfrente de la chocolatería del anterior post. Buena zona para vivir :D





Y estas fotos las saqué en una cafetería-chocolatería de Bellinzona. No era un local muy grande, pero encontraron sitio para diseminar mesas con esta preciosa decoración. Casi todo es chocolate pero también hay galletas de jengibre y panettones. ¿Son preciosas, verdad?












Me gusta el chocolate suave, con leche y si puede ser con almendras o avellanas. Siempre he supuesto que un gourmet del chocolate lo debería preferir más puro y con más proporción de cacao. Y me encanta deducir de mi aventura suiza que allí también prefieren el chocolate de sabores suaves ya que en casi todos los locales en los que lo probé, el chocolate era delicado y poco amargo.

Y ya hemos estrenado la fondue de chocolate que compramos allí. La tomamos con el roscón de reyes, después de la cabalgata del día cinco. Toda una experiencia wonkera digna de otra entrada, así que habrá tercera parte.

18 comentarios:

BLAS dijo...

Me he quedado babeando... A este sitio yo no puedo ir, lo tengo claro. A no ser que quiera pagar por exceso de peso en el viaje de vuelta... Qué maravilla Inmaaaaa!!

cloti dijo...

Tengo muchas ganas de llorar,muchas.
Bsssssssssss
Cloti

Ana dijo...

y espero que tiraras en una maceta ese chocolate aguado y que te hayas metido esa preciosa taza en el bolso, porque me encanta!!
Yo tambien prefiero el choco suavito, con lo cual me iba a encontrar en Suiza muy cómoda, je je je. Besos!!!

chema dijo...

el primer chocolate a la taza me ha hecho babearrr... me encanta el chocolate a la taza calentito...
si teníais el hotel cerca de esa chocolatería, sería difícil evitar las tentaciones de entrar allí. :D
pues el chocolate suizo, fíjate que yo lo asocio más al chocolate con leche. tal vez por la leche de las vacas suizas, al haber visto heidi de pequeño. :P alguna asociación de ideas de esas tiene que ser.
estaremos esperando la tercera parte de tu crónica chocolatera, inma.

KIRA dijo...

Rico,rico,rico.... ese chocolate tenia que estar para "chuparse" los dedos y no dejar ni gota en la taza...

Candela dijo...

:(
:(
:-(

BLAS dijo...

Estoy con Ana en lo de la taza: Yo la hubiera tenido que conseguir para mi colección. Es preciosa, con chocolate y sin chocolate dentro... Me he enamorao!!

Inma dijo...

Estáis fatal, eran las tazas del hotel. Si hubieramos robado las tazas, además del pato y si añadimos que mi marido se llevó sin querer la llave de la habitación(incomprensible porque es un llavero de hierro macizo que pesa alrededor de un kilo), no podríamos volver jamás al hotel, como es mi intención en breve jajajajaja
Sois unas mafiosas, y la fama me la llevo yo por robarle unos leños de nada a mi vecino :D

Susana dijo...

Pues menos mal que tu capacidad para escribir te iba a dificultar... lo has descrito tan divinamente que ahora mismo estoy babeando por tomarme ese primer chocolate de la foto...

Geno dijo...

Ese sitio es una perdición!!!

Aurin dijo...

Que pinta más buena todo!!!;es increíble las cosas que hacen con el chocolate, los paquetes tan bonitos, y las distintas siluetas o figuras...
menos mal que suiza está lejor, sino,yo me pondría las botas si pudiera!!

Elphaba dijo...

YO pienso como Chema, y también asocio Suiza con el chocolate con leche, refinado. No creo que la pureza o negrura del chocolate sea necesariamente proporcional a su calidad. La materia prima y la elaboración debe contar algo, y hay diferencias tremendas entre distintos chocolates con leche. Algunos son de lo mas corriente y malo, y otros son una delicia.

anele dijo...

No alcanzo a imaginar el sabor de ese chocolate-mousse-a la taza del principio... tendré que ir a comprobarlo en persona.

Bertha dijo...

OH OH OH que buena pinta tienen todo, definitivamnete de ODIOOOOO... bua bua bua...
¿No podrias pasarnos algunos de esos pequeños manjares, HE?

Darthpitufina dijo...

Qué buena pinta tiene todo, aunque como tú dices, al final necesitarías algo de desintoxicación chocolatera...

Ahora bien, tendrás la serotonina por las nubes. Se me hace la boca agua....

Besines !

Inma dijo...

Pues ya se me ha pasao y estoy preparada para más...y s cierto que el chocolate pone de buen humor...laralaaaa

marian dijo...

Inma mala me he puesto de pensarlo. Así que tú tienes la culpa de lo que viene a continuación, tengo en las manos un paquetito que contiene 100 gr. de chocolate negro, por supuesto 70% de cacao, dice que se llama "El Barco Delice" me va a dar igual el nombre, me lo voy a comer jajajaja (risa malvada) ¿alguien se apunta?

meloenvuelvepararegalo dijo...

Qué chulada de fotos! los colores hacen apetecible todo lo fotografiado, y aunque quizá un pelín frío a estas alturas, el chocolate parece riquísimo.
Una delicia, volveré.