sábado, 22 de mayo de 2010

Petit Écolier


En este mundo cada vez más globalizado, las empresas se absorben unas a otras para formar conglomerados cada vez más grandes. La industria alimentaria no es una excepción, y así vemos por ejemplo cómo Sos y Cuétara se han unido, o los chocolates Milka forman parte del grupo Kraft, y más recientemente también las galletas Lu... De esto último me he dado cuenta al ver las nuevas galletas Petit Écolier.

Las galletas Petit Écolier de Lu siempre han sido unas galletas rectangulares con una chocolatina adherida a su cara superior. Esta chocolatina, anteriormente podía muy bien estar fabricada por Lu o por otra empresa subcontratada, pero a priori no se sabía a menos que se leyera la letra pequeña, cosa que reconozco que nunca hice.

Sin embargo, ahora las chocolatinas de las galletas Petit Écolier son de chocolate Milka. En la caja aparece bien claro. La pena es que en la chocolatina el logotipo de Milka ha sustituido al dibujo del ‘pequeño escolar’ que daba nombre a la galleta, y que me parecía más vistoso.

Para este tipo de galletas, me gusta más el chocolate negro, pero eso no es problema porque en esta nueva etapa de alianza Lu-Milka también las hay de chocolate negro. Sea el chocolate de Milka o de cualquier otra firma, las galletas Petit Écolier siempre me han encantado.

Me vienen a la mente los llamados ‘composites’, que son compuestos de diferentes materiales, para aprovechar las propiedades más ventajosas de cada uno. Algo parecido ocurre con las Petit Écolier. :D La textura blanda, dúctil y suave del chocolate, junto con la textura rígida, crujiente y granulosa de la galleta, forman una combinación perfecta. En la lengua y en el paladar se produce un cúmulo de sensaciones superior al que provocarían la galleta y la chocolatina por separado. :D

Y además, si no tienes galletas Petit Écolier a mano, siempre puedes improvisarlas tú mismo con las galletas y el chocolate que tú elijas. ;)

4 comentarios:

Elphaba dijo...

Pues no sabía de esta fusión, pero desde luego que tienes toda la razón, y si las dos partes, o sea la galleta y el chocolate, son de tan buena calidad, el resultado tiene que ser magnífico.
Ese maridaje a veces proporciona sabores totalmente nuevos y fantásticos.

Susana dijo...

Pero qué dura es la vida del maestro wonkero...!!!!
Por cierto, estas galletas aunque riquisimas no son nada prácticas para las meriendas de los más pequeños, siempre se les derriten y acaban todos guarreaos... jejeje.

anele dijo...

Es que la combinación pan-chocolate siempre ha sido perfecta. Aunque en este caso, en lugar de pan se trata de galletas, pero primos-hermanos son, al fin y al cabo.
Por cierto, Tirma también tiene galletas de éste tipo, rectangulares y con chocolate.

Bertha dijo...

Yo ya esta las he probado, hay varias opciones, negro, con leche, blanco, estan buenisimos.