viernes, 29 de mayo de 2009

Una cata

Imaginaos la escena:
  • Tres personas alrededor de una caja llena de chocolatinas.
  • Dos de ellas, mi amiga Ugi y yo, fans rotundas del chocolate y dulce que se precie.
  • El tercero, Antonio, dice que NO le gusta el chocolate.

Sentados en el sofá de mi salita, nos disponemos a realizar una cata chocolatera muy seria.
-¡Mmmmmmm!!! (murmullito de Ugi).
-Pues a mí no me gusta el chocolate, pero bueno, voy a cogerme ésta (comentario de Antonio).

Le doy a Ugi la "Dayry Milk turkish". Le comento que tiene un sabor muy especial, a ver si logra identificarlo. Muy seria saborea el chocolate, pero no acaba de identificar el sabor a rosas que tiene. Le parece plátano, fresa...sólo sabe que le gusta mucho, pero no lo ve claro.

Finalmente le comento que sabe igual que huelen las rosas y entonces lo identifica. Mi marido que está haciéndonos unos cafecitos comenta que a él le encantó el sabor. Sin embargo a mí no me acabó de convencer. Me parece que soy un poco simple respecto al chocolate y el sabor de la rosa se me hizo un poco fuerte. Tuve la sensación de estar chupando un bote de colonia.
Seguimos con nuestro trabajo. Observamos a Antonio saboreando la Toffe crisp como un poseso. Dice que no le sabe a chocolate, lo cual quiere decir que le gusta. Probamos nosotras un poquito y nos encanta.

Realmente resulta deliciosa para mi gusto. Es crujiente, suave y resulta riquísimo. Es una mezcla de cereales, galleta y caramelo cubierta de un chocolate suave. Ugi la define como una mezcla entre Crunch y Mars, y creo que la definición es acertada. Os pongo a continuación una foto de su interior:
Comentaros que esta chocolatina es la que más me ha gustado hasta el momento. Creo que puede entrar en la categoría de snack más que una chocolatina en el sentido riguroso de la palabra. Sea cual sea su definición, estamos de acuerdo los tres catadores en que resulta deliciosa.

-¡A ver si al final te va a gustar el chocolate!!!-le decimos a Antonio.

-Nooooo- responde.

Pero una sombra de duda, se cierne sobre sus ojos.
Continuará...

7 comentarios:

cloti dijo...

La foto del corte se hace con un cuchillo, hombre, que se ven las huellas de los dientes, ¡guarros!
jajajajajajajajajajaja
Bssssssssssssssss
Cloti

Ana dijo...

Ja ja ja ja ja , bueno, no es mía la foto, pero seguro que con el apuro que tenía el chico comiéndola, no me hubiera dado tiempo de ir a la cocina a por el cuchillo!!!!
besos!!

KIRA dijo...

Jeje, que gracia yo tambien me he fijao en la huella de los dientes, como os habeis puesto eh??
Como me gustaria quedar con vosotras para una cata de chocolate de estas que montais.... uuppppssss

CGR dijo...

Dí que no, con la marca de los dientes es más natural jajjajaja ¡¡Yo quiero reuniones asíiiiii!! jajajajjaja

chema dijo...

ana, qué cata tan profesional hicisteis! me ha entrado el hambre, sobre todo con la descripción y la disección de la toffee crisp, que esa no estaba en mi lote. con lo de las descripciones, he probado mi propia medicina!! :D
por cierto, no he podido evitar soltar una carcajada con el comentario de cloti! jajajajaja...

Inma dijo...

Estoy de acuerdo con la Turkish. Demasiado sofisticada para mí. Si puedo elegir me quedo con Cadbury sólo o con avellanas.
Acabé chuperreteando el chocolate y dejando el interior. Por cierto es como una gominola de rosas que se separa limpiamente de la capa de chocolate.
La otra no me llegó y no te puedo decir.

Elphaba dijo...

A mí sí me gusta, pero si os digo la verdad, la chocolatina pequeña que probé del turkish era más delicada que la tableta grande.